El instructivo

 

El instructivo es un tipo de texto que tiene como finalidad dirigir una actividad paso a paso, mencionando los materiales a usar y utilizando imágenes para describir mejor el proceso.Los instructivos tienen varias partes:

Los instructivos tienen varios pasos:

  • Título
  • Materiales
  • Instrucciones paso a paso
  • Esquema o imágenes de apoyo

ACTIVIDAD: Realiza en tu cuaderno un instructivo de acuerdo a las indicaciones del maestro.

Los instructivos se caracterizan por usar los verbos de dos maneras:

En infinitivo: -ar -er -ir
En imperativo: como dando órdenes…
Observa el ejemplo:
1.- Cortar la cartulina en cuatro partes. -infinitivo-
2.- Corta la cartulina en cuatro partes. -imperativo-

Ejercicio:

Escribe si el verbo de la instrucción está en imperativo o en infinitivo:

a) Pinta de rojo la parte superior.                       ___________

b) Dibujar un círculo alrededor de la figura.      _________

c) Al final recorta las puntas del estambre.         ________

d) Coloca y cose la orilla roja del mantel             . ________

e) En la hoja transparente calcar el mapa y pintar de rojo el estado de Michoacán.                                             _________

Padres Padrísimos, S. A.

Por Jaime Alfonso Sandoval

Ahora le toca el turno a mi papá. Te lo presento, nada más no te acerques mucho porque no tiene buen humor. Su aspecto es como el de millones de papás; usa un traje algo arrugado, lentes y una cara de que le urge dormir… Trabaja todo el día en una oficina como contador y creo que ya le afectó el cerebro.

Mi papá ve las cosas como si fueran un montón de números; por ejemplo, si conoce a una persona de inmediato se fija en su edad, cuál es el tamaño de sus zapatos, las medidas de su camisa, cuántos dientes ha perdido, y hasta cuenta las pecas que tiene en la nariz. Sólo ve números por todos lados.

A lo mejor piensas que es práctico tener un papá que se acuerde de fechas de cumpleaños y sepa cuántas estrellas se ven en el cielo. Lo malo es que para él los números sólo significan una cosa: cuánto dinero ha gastado.

Por ejemplo, él sabe que yo he vivido 3743 días; entonces se pone a sacar la cuenta; según él, me he comido casi 1620 cremas de elote y otros 1432 caldos de pollo (que son las dos variedades de sopa que hace mi mamá), me he masticado 2112 bisteces y 5123 gelatinas de grosella (casi siempre me como dos al día), ¡y todo ha salido de su bolsillo! Mi papá siempre se fija en los precios y no hay cosa que más le guste en el mundo que ahorrar.

Por eso mi papá sólo compra ofertas; tenemos que esperar a que aparezca el periódico el anuncio “carne de vaca loca al 70% de descuento en la Carnicería Estudillo“, y compramos milanesas para todo el año. Si aparece el anunció “Brócoli al 80% de descuento“, mi papá llena el coche de brócolis y mi mamá hace durante un mes sopa, guisado y hasta gelatina de brócoli.

Cuando un suéter me queda chico, le dice a mi mamá que lo desteja y use el estambre para hacer bufandas o calcetines. Nada se desperdicia.

Me pregunto: ¿así serán todos los contadores del mundo? Claro, con un papá así nunca me sobra el dinero; rara vez me da domingo, tampoco estreno ropa nueva, casi no tengo juguetes, y además mi mamá me mantiene supervigilado, no me deja jugar en la tierra, ni picarme la nariz…

(En la parte del comentario puedes escribir lo que entendiste de la lectura, un resumen o algo que te ha pasado respecto al tema de la lectura. Usa mayúscula y punto para construir tu texto, idea por idea. 😉 )

 

 

Monedas de oro

Dos compadres habían ido a trabajar y se hizo de noche. Iban caminando por el monte y uno le dijo al otro:
–Mira, compadre, esa lumbrita que se ve allá ha de ser dinero.
–¡Qué dinero ni qué nada! Ya estás borracho compadre.
–Tú ven y verás.
Se pusieron a escarbar donde se vio la llamarada. Como a medio metro se toparon con una olla.
Continuar leyendo “Monedas de oro”